A solas.

???????????????????????????????           Sentado al fondo del garaje, en la biblioteca, por el quicio de la puerta veo como sube la puerta de la cochera, replegándose sobre el techo, permitiendo que invadan los tenues rayos de luz de la mañana todo el garaje. Apago la luz artificial y con esta plácida penumbra continúo equipándome. Tengo prevista una travesía a pie, con la mochila a la espalda y la gorra bien calada. Mi objetivo es recorrer los mismos predios que pedaleo entre semana, voy a ir al cerrete de La Muela, pasando por la rambla que hay tras la Venta Miguel y atravesando las arboledas del paraje de los Cataguas de Ceutí. La distancia es de unos veintisiete kilómetros aproximadamente, con un desnivel positivo de cuatrocientos cincuenta metros. Llevo agua suficiente, empanada casera que me hizo mi madre, una naranja, unas nueces y una pequeña botellita de plástico, de un tercio de litro, con vino tinto jumillano. El espíritu también he de alimentarlo, de ahí el motivo de portar el divino caldo de las uvas de Baco.   

                Nada más salir por la esquina de mi calle, lo urbano desaparece, me encuentro frente a dos gigantes de la región: Carrascoy y Sierra Espuña; y si me giro un poco a la derecha tengo las sierras de Ricote, La Navela, La Espada, La Pila y Crevillente. Todo un lujo tener estos pliegues murcianos como compañeros de ruta. ¿Quién podría darme un escenario más bonito?, nadie, es casi imposible, tengo como referencias las sierras que recorro de forma ordinaria con mi bicicleta, y de las que soy un enamorado sin remedio.

???????????????????????????????

                Mi camino me lleva entre huertas, unas con viejos testigos mudos del paso del tiempo, limoneros de nudosos troncos, y albaricoqueros de negra corteza, otras con melocotoneros recién plantados, y algunas otras oreándose en su barbecho. Aún no se ha presentado el disco solar, las primeras luces del día me hacen de guía. Poco a poco voy notando la calidez de sus rayos en mi espalda. Llevo una chaqueta fina de neopreno con bastantes rejillas de aireación, así que me la voy a dejar puesta todo el tiempo que me sea posible. Noto en la nuca el candor del nuevo día, despejándome más que el amargo café que he bebido en compañía de mis gatos en el patio de casa. Los tres juntos hemos repasado, entre sorbos, la ruta y las posibles dificultades a sortear.

???????????????????????????????

                Hago la travesía a solas, no por eso quiero que nadie piense que soy un lobo estepario, simplemente se ha dado la circunstancia de que mis invitados no han podido asistir a la cita, y no por ello voy a dejar pasar una bonita oportunidad de formar parte del paisaje de mi entorno. Tal vez sea un buen ejercicio de conciliación conmigo mismo, el no hablar con nadie va a monopolizar toda mi atención y mi pensamiento. Así, carburando entre ramas y hojas, voy haciendo mi camino.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

                El ritmo es cómodo, me siento bien, ya son cinco kilómetros andando, y abandono los arbolados, tengo que cruzar un cañaveral, una rambla y cruzar una carretera comarcal. Mis pasos llenan de polvo las botas, los bajos del pantalón y de satisfacción mi espíritu, uno tras otro me van conduciendo hacia mi objetivo.

                Curiosamente son las nueve de la mañana y no me he cruzado con nadie, este trayecto antes solía ser muy utilizado por ciclistas de montaña, para adentrarse en los entresijos de la montaña o para dar un simple y agradable paseo matutino. Yo mismo suelo ser uno de los que a primeras horas paso hecho un basilisco por aquí. No me importa, tal vez sea mejor, llevo desde que arranqué mi paseo una banda sonora inmejorable, el trino de los pajarillos y el zumbido de las abejas entre las flores de los almendros y albaricoqueros. Es un conjunto sinfónico de una calidad magna, no me canso de escuchar la melodía. En cada rama tengo un artista, en cada flor incipiente a un pequeño tenor alado, entre los cardos los jilgueros cantan con fuerza, las abubillas resuenan con sus picos aflautados, y el rápido pisoteo de algunas lagartijas en los muretes de piedra, me sirve de diversión.

???????????????????????????????

                A la memoria me viene una de las etapas de Pedales de Lava, en Lanzarote, justo antes de entrar en el parque nacional de Timanfaya, en un campo de papas hallé un negro y orondo escarabajo, y me lo puse sobre el hombro durante un rato, esperando sentirlo despegar con su destemplado aleteo, al tiempo que yo iba pedaleando. Hoy repito anécdota entomológica, camino con un fiel compañero a hombros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

                De vez en cuando paro a beber un poco de agua, y a llevarme al coleto unas pasas o unos dátiles confitados. El sudor corre por mi cogote, y al acariciarlo para secar el humor salado, me percato de que tengo que pasar por la peluquería, quiero cambiar de corte, voy a guardar el rapado castrense, que suelo lucir, en el baúl de la memoria, y me voy a acercar un día a ver a Carmen, ella sabrá qué hacer con tanta cabeza y tanto pelo, me consta que tiene buena maña.

???????????????????????????????

                Voy fotografiando algunos rincones, las perspectivas esta mañana son diferentes al ciento por ciento, ir caminando hace que pueda apreciar mucho más los detalles del terreno. Siento que voy por un sitio hartamente explorado, y al mismo tiempo no dejo de descubrir pequeñas joyas a cada golpe de vista. Veo más restos fósiles de cuando estos campos eran lecho marino, descubro pequeñas madrigueras, lugares en los que el esparto está aplastado por el reciente peso de alguna criatura, que se habrá agazapado sobre sus hojas para dormir y ocultarse al mismo tiempo. También compruebo que hay más basura de la que me gusta ver, últimamente no encuentro muchos lugares en los que no se note de forma abominable el paso del hombre.

???????????????????????????????

                La rambla es divertida de subir, me apoyo con un palo que he encontrado y que llevo por si algún can, decide hacerse mi enemigo nuevamente. Voy imaginando como subo por estas calizas cuando voy pilotando mi tractor de veintinueve pulgadas.

???????????????????????????????

                No muy lejos escucho dos truenos, los cazadores también han madrugado, espero que sean cazadores con todas las letras y sepan respetar las distancias a los caminos y demás medidas de seguridad, no me gustaría ser víctima de una posta.

                Estoy viendo el trasvase, cuando llegue a la carretera me voy a sentar bajo un pino que tiene una gran sombra, me voy a relajar apoyado contra su tronco y en unos minutos voy a improvisar un almuerzo. Va a ser frugal y pastoril, una naranja y unas nueces, todo regado con un par de traguitos de tinto, así la pista forestal que me aguarda la voy a subir con más brío y las mejillas encendidas.

                Un kilómetro de asfalto me ha sentado fatal, noto que la pierna derecha no funciona bien, noto una extraña sensación bajo la rodilla por la zona de la corva. Espero que desaparezca en cuanto me meta de lleno en la pista de tierra.

???????????????????????????????

                No, no mejora la cosa, al contrario, voy empeorando, sin darme cuenta voy forzando mi paso y cambiándolo, lo sé porque noto un escozor bajo mi dedo pulgar del pie izquierdo, seguramente tenga una ampolla formada. Tengo esperanza que con unos estiramientos la cosa mejore, así que voy a quitarme nuevamente la mochila y a gastar unos minutos en un buen cometido, estirar desde los hombros hasta los tobillos. De postre me está doliendo también la espalda, estoy empezando a sentirme rígido, son cuatro kilómetros de pista los que llevo subidos y estoy en pésimas condiciones de seguir. Lo más lógico es sacar el teléfono del bolsillo y dar un aviso a Manuela para que venga a recogerme, pero… no lo puedo evitar, soy un cabezón en toda regla. Me acabo la empanada, un plátano y un buen buche de agua, todo ello a la par que respiro hondo varias veces y tomo la determinación de acabar lo que he empezado esta mañana al alba, voy a seguir pese a que me cueste un estropicio.

???????????????????????????????

                Escucho una tos a mi espalda, no veo a nadie, pero sé que en breve aparecerá un ciclista. Efectivamente, cuatro jóvenes vienen luchando con el molinillo y con un jaleo de piernas increíble. Les doy los buenos días y me sorprende ver que en tan poca pendiente, vayan tan asfixiados, pero claro, cada uno lleva el ritmo que puede. Durante un rato vamos casi a la par, ellos imagino que al verme han acelerado el ritmo para adelantarme pero se han quedado sin fuelle, pues ahora pedalean a cámara lenta. Se dividen en dos grupos y sintiendo el crujir de sus cubiertas en la gravilla del terreno les persigo en silencio.

                Obviamente, me dejan solo en unos minutos. Continúo gozando de mí mañana, dolorido de cintura para abajo, pero no importa, intento no pensar en ello. La bajada de La Muela es muy bonita, a mi derecha tengo un barranco de lo más interesante.

???????????????????????????????

                La distancia va a acortándose, a lo lejos, y en bajo, veo el pueblo, la cúpula bicolor de la ermita de San Roque, su rojo y blanco destacan sobre el verde de los árboles, ópticamente parece que está muy lejos, pero el caminante sabe que las distancias a buen ritmo no son tan grandes, y si vas por un paraje que te alegra la vista, se hace el viaje más ameno y el tiempo es casi imposible de sentir, los minutos y las horas pasan a velocidad de vértigo.

                Ya voy para el arrastre, la rodilla derecha está hinchada, acabo de sentarme en una roca y al quitarme el calcetín me he pinchado con la navaja suiza varias ampollas con líquido de color ambarino. El tobillo derecho al ir caminando de forma irregular ha ido rozando sobre la caña de la bota y también tiene una rozadura de considerable atención, me pongo una gasa y la recubro con mucho esparadrapo, así evitaré que la cosa vaya a peor.

???????????????????????????????

                El gps del teléfono me dice que quedan cuatro kilómetros para acabar este vía crucis. La tentación está siendo grandísima, estoy parado junto a un cruce en la carretera de Mula-Ceutí, barajando la posibilidad de llamar al equipo de rescate doméstico. No sé qué hacer… no sé qué hacer, es una verdadera encrucijada emocional, pues sé que si no la acabo, tendré que volver otro día, no me gusta dejarme los deberes sin acabar, y no me apetece, el sufrimiento de estas dos últimas horas, ha esfumado cualquier romántico deseo de volver a darle a las botas de montaña. Un trago de agua empuja los malos pensamientos y aferrándome a los tirantes de la mochila comienzo de nuevo la caminata.

                Los últimos hectómetros son agónicos, llevo los pies carbonizados, y los ánimos colgando de la mochila. Lo único que me mantiene con dignidad es la fuerza de voluntad, el orgullo propio de poder mirarme al espejo después de ducharme y decirme que he conseguido acabar lo que me había propuesto. Sé que no es la postura más inteligente, pero quien ha dicho que yo lo sea.

???????????????????????????????

                 Junto al agua caliente va diluyéndose mi sudor, el polvo del camino y el olor de los romeros en flor. En mi nariz llevo impregnado el fuerte aroma de unas flores de tomillo que apreté con mis dedos, y aspiré la fragancia de su aceite. No creo que exista jabón alguno que pueda sustituir en mi recuerdo tan grato efluvio. Tampoco creo que ningún dolor pueda borrar la dicha interna de haber acabado mi proyecto.

???????????????????????????????

                Ahora, junto a un plato de arroz con pollo, doy por finalizado mi capítulo de montañero dominguero.

???????????????????????????????

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Luis dice:

    Ahi tocayo, lo tuyo son los rozamientos y la perseverancia.

    Un abrazo y sigue así

    Me gusta

  2. José Bernabé López dice:

    Bonita crónica y espectacular foto la de los limoneros con el sol atravesando sus ramas.
    Gracias por tus relatos. En estos tiempos se agradece algo de mesura y paz.
    ¡Un abrazo amigo!

    Me gusta

Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s